viernes, 19 de diciembre de 2014

La envidia

Dicen que España es un país de envidiosos, yo no lo noto, será que no me siento española sino andaluza.

Dicen que la envidia es el mal del pueblo, yo no he sentido jamás envidia, ni jamás que alguien me tuviera envidia.

Creo que la envidia es una palabra sacada de contexto, más bien incluso que ni existe. ¿O si? ¿Será que el ladrón cree que todos son de su condición? ¿Será que los que hablan de los envidiosos, son los que envidian?

Se pierde tanto el tiempo con esa palabra, si no encajo en algún sitio, me tienen envidia, si no se alegran de que haga algo, me tienen envidia, si me va bien, me tienen envidia, si me va mal, me tienen envidia, si no me ayudan, me tienen envidia, si no apoyan mi negocio…me tienen envidia.

No será, que no podemos caer bien a todo el mundo ni encajar en todos sitios.
No será, que cada uno tiene una forma distinta para tomarse las cosas, puede que su alegría sea tan profunda que no se note exteriormente.
No será, que cuando te va genial, lo que sienten es pena de que a ellos no les vaya tan bien, y puede que, no es que les alegren tus penas, es solo que ellos tienen las suyas propias.
No será, que el que no ayuda es porque necesita más ayuda de la que puede ofrecer.
No será, que si no tienen dinero no pueden comprarte, o simplemente que les gusta más otro negocio.
No será, que si dejamos de hablar de envidias y empezamos a pensar mejor de los demás, todos seremos más felices y tendremos menos problemas para relacionarnos.

En fin, por suerte yo no sé en carne lo que es envidia, ya me explicareis qué es los que la hayáis sentido.


ZMD


Reservados todos los derechos