viernes, 19 de diciembre de 2014

La envidia

Dicen que España es un país de envidiosos, yo no lo noto, será que no me siento española sino andaluza.

Dicen que la envidia es el mal del pueblo, yo no he sentido jamás envidia, ni jamás que alguien me tuviera envidia.

Creo que la envidia es una palabra sacada de contexto, más bien incluso que ni existe. ¿O si? ¿Será que el ladrón cree que todos son de su condición? ¿Será que los que hablan de los envidiosos, son los que envidian?

Se pierde tanto el tiempo con esa palabra, si no encajo en algún sitio, me tienen envidia, si no se alegran de que haga algo, me tienen envidia, si me va bien, me tienen envidia, si me va mal, me tienen envidia, si no me ayudan, me tienen envidia, si no apoyan mi negocio…me tienen envidia.

No será, que no podemos caer bien a todo el mundo ni encajar en todos sitios.
No será, que cada uno tiene una forma distinta para tomarse las cosas, puede que su alegría sea tan profunda que no se note exteriormente.
No será, que cuando te va genial, lo que sienten es pena de que a ellos no les vaya tan bien, y puede que, no es que les alegren tus penas, es solo que ellos tienen las suyas propias.
No será, que el que no ayuda es porque necesita más ayuda de la que puede ofrecer.
No será, que si no tienen dinero no pueden comprarte, o simplemente que les gusta más otro negocio.
No será, que si dejamos de hablar de envidias y empezamos a pensar mejor de los demás, todos seremos más felices y tendremos menos problemas para relacionarnos.

En fin, por suerte yo no sé en carne lo que es envidia, ya me explicareis qué es los que la hayáis sentido.


ZMD


Reservados todos los derechos


domingo, 23 de noviembre de 2014

¿Que si creo en el amor a primera vista?

Ah no, pero en el amor al primer beso,
creo como creo en el hambre y en la desigualdad,
desde que me besaste por primera vez.

Es otoño pero contigo, no tengo frío.
Es complicado creer en las palabras cuando se han tenido tantas decepciones, ya lo sé. El caso es que despertamos a los “sentimientos amorosos” en la adolescencia, pero si tenemos suerte, nos puede llegar cuando estamos madurando, cuando la experiencia te dice lo que te va o no.

Es invierno y te echo de menos.
Es perfecto encontrar un amor maduro, un amor que sabe lo que es sufrir, lo que merece la pena, lo que duele el desamor, lo que es estar bien solo.

Es primavera y desearía dormir todas las noches contigo.
Lo malo de venir de vuelta es que cuesta confiar.

Es verano y ahora, siempre hace frío.

ZMD

Quedan reservados todos los derechos 


...Aun no tengo definido este Blog por falta de tiempo, pero lo que está claro es que tendrá un hueco para recoger mis poemas ;)

sábado, 15 de noviembre de 2014

Hoy



He vuelto a sorprenderme soñando con tus brazos,
soñando con el olor de tu piel.

Desperté confundida en una atmósfera de felicidad,
que no supe encajar en mis entrañas.

Y sentí que nunca iba a olvidarlo,
pero recordar con alegría, es un sentimiento nuevo.

Quizá comprendí lo que Queda prohibido,
y aprendí a concentrarme en lo bueno para borrar lo malo.

Y quedaron prohibidas las lágrimas sin excusas,
olvidar sus ojos brillantes llenos de vida.

Quedó prohibido levantarme sin saber qué hacer,
porque siempre hay algún camino por andar.

Y se convirtió en algo positivo el recuerdo,

sonreír es más difícil que enfadarte por lo que duele.

ZMD

Reservados todos los derechos